Motricidad

La motricidad es un concepto muy presente en nuestra vida cotidiana, aunque muchas veces no seamos conscientes de ello. Se define como la habilidad o capacidad para realizar movimientos y acciones con nuestro cuerpo, permitiéndonos interactuar y adaptarnos al entorno que nos rodea. Desde los movimientos más simples como caminar o sostener un objeto, hasta los más complejos como tocar un instrumento o practicar un deporte, la motricidad juega un papel fundamental en nuestro desarrollo motor y emocional. A continuación, te invitamos a descubrir más sobre esta interesante área y su significado en nuestras vidas.

Definición de motricidad

La motricidad se refiere a la capacidad de un organismo para generar movimiento y desplazarse. También se refiere a la facultad del sistema nervioso central de provocar contracciones musculares. La motricidad puede entenderse como el dominio del cuerpo por parte de las personas, que les permite reproducir movimientos y expresar su intencionalidad de manera creativa o espontánea.

Tipos de motricidad

Motricidad gruesa

La motricidad gruesa se refiere a la coordinación general y a los movimientos más amplios del cuerpo. Incluye actividades como caminar, correr, saltar y lanzar. Estos movimientos requieren el uso de grandes grupos musculares y una buena coordinación entre ellos.

Motricidad fina

La motricidad fina se refiere a los movimientos que requieren mayor destreza y precisión. Incluye actividades como escribir, dibujar, recortar con tijeras y abotonarse la ropa. Estos movimientos implican el uso de músculos más pequeños y requieren una mayor coordinación mano-ojo.

Relación entre motricidad y movimiento

La motricidad no es lo mismo que el movimiento, ya que abarca la totalidad de las funciones y procesos que acarrea un movimiento, incluyendo el factor mental. El movimiento es simplemente el cambio de posición de un objeto o de una parte del cuerpo, mientras que la motricidad implica la planificación, la ejecución y el control de ese movimiento.

Lee TambiénAbducciónAbducción

La motricidad es un proceso complejo que involucra la integración de diferentes sistemas del cuerpo, como el sistema nervioso, el sistema muscular y el sistema esquelético. Además, también está influenciada por factores cognitivos, emocionales y sociales.

Desarrollo de la motricidad

A lo largo del desarrollo del cuerpo y la mente, la motricidad fina se consigue después de la motricidad gruesa, ya que requiere una adecuada coordinación de diferentes grupos de músculos. Los bebés comienzan a desarrollar la motricidad gruesa desde los primeros meses de vida, cuando aprenden a voltearse, gatear y finalmente a caminar. A medida que crecen, van adquiriendo mayor control y precisión en sus movimientos.

La motricidad fina se desarrolla más lentamente y requiere de una mayor madurez neuromuscular. Los niños comienzan a desarrollar habilidades como agarrar objetos pequeños, manipular juguetes y utilizar utensilios como lápices y tijeras. A medida que crecen, van mejorando su destreza y precisión en estas actividades.

Problemas de motricidad

Los problemas de motricidad se enmarcan en la deficiencia motriz, que se manifiesta a través de un trastorno en el aparato locomotor, formado por el sistema muscular y el osteoarticular. Estos trastornos pueden originarse antes, durante o después del nacimiento, y pueden ser causados por alteraciones en los músculos, las articulaciones, los huesos y en el área del cerebro que se encarga de coordinar los movimientos.

Tipos de problemas de motricidad

Los problemas de motricidad se pueden clasificar en dos tipos:

Lee TambiénAbscesoAbsceso
  • Físicos periféricos: afectan las articulaciones, los músculos, los huesos y las extremidades. Algunos ejemplos de trastornos físicos periféricos son la parálisis cerebral, la distrofia muscular y la espina bífida.
  • Neurológicos: causados por un daño en el cerebro que interfiere en el envío de la información motriz al resto del cuerpo. Algunos ejemplos de trastornos neurológicos son la parálisis cerebral, el síndrome de Down y el autismo.

Causas de los problemas de motricidad

Los problemas de motricidad pueden ser causados por diversas razones, como:

  • Infecciones: como la meningitis o la encefalitis, que pueden dañar el sistema nervioso central y afectar la motricidad.
  • Enfermedades metabólicas: como la enfermedad de Pompe o la enfermedad de Gaucher, que pueden afectar el funcionamiento de los músculos.
  • Falta de oxígeno durante el parto: puede causar daño cerebral y afectar la motricidad.
  • Prematuridad: los bebés prematuros tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas de motricidad debido a la inmadurez de su sistema nervioso.
  • Daño en el cráneo por el uso de fórceps: puede causar lesiones en el cerebro y afectar la motricidad.
  • Hemorragia cerebral: puede causar daño en el cerebro y afectar la motricidad.
  • Meningitis: una infección que puede causar inflamación en el cerebro y afectar la motricidad.
  • Trombosis: la formación de un coágulo de sangre en el cerebro puede causar daño y afectar la motricidad.

Síntomas de los problemas de motricidad

Los problemas de motricidad pueden afectar la exactitud del movimiento y en algunos casos también pueden afectar el habla y la fuerza de los músculos. Algunos de los síntomas más comunes de los problemas de motricidad son:

  • Dificultad para coordinar movimientos.
  • Dificultad para mantener el equilibrio.
  • Dificultad para realizar movimientos finos, como abotonarse la ropa o escribir.
  • Dificultad para caminar o correr de manera fluida.
  • Dificultad para hablar o articular palabras correctamente.
  • Dolor o rigidez en los músculos o las articulaciones.

Consecuencias de los problemas de motricidad

Las personas con deficiencia motriz pueden tener dificultad para realizar tareas comunes, como escribir o desplazarse, coordinar movimientos o mantener una postura firme. Estas dificultades pueden afectar su autonomía y su calidad de vida. Además, los problemas de motricidad también pueden tener un impacto en el desarrollo emocional y social de las personas, ya que pueden limitar su participación en actividades recreativas, deportivas y sociales.

Tratamiento de los problemas de motricidad

El tratamiento de los problemas de motricidad depende de la causa subyacente y puede incluir terapia física, terapia ocupacional y otras intervenciones específicas. La terapia física se enfoca en mejorar la fuerza, la coordinación y la movilidad de los músculos y las articulaciones. La terapia ocupacional se enfoca en mejorar las habilidades motoras finas y las actividades de la vida diaria. En algunos casos, puede ser necesario el uso de dispositivos de asistencia, como sillas de ruedas o aparatos ortopédicos, para facilitar el movimiento y la independencia.

Ejemplos de motricidad

Algunos ejemplos de actividades que requieren motricidad son:

Lee TambiénAborto InducidoAborto Inducido
  • Caminar
  • Correr
  • Saltar
  • Lanzar
  • Escribir
  • Dibujar
  • Recortar con tijeras
  • Abotonarse la ropa

Índice
  1. Definición de motricidad
  2. Tipos de motricidad
    1. Motricidad gruesa
    2. Motricidad fina
  3. Relación entre motricidad y movimiento
  4. Desarrollo de la motricidad
  5. Problemas de motricidad
    1. Tipos de problemas de motricidad
    2. Causas de los problemas de motricidad
    3. Síntomas de los problemas de motricidad
    4. Consecuencias de los problemas de motricidad
    5. Tratamiento de los problemas de motricidad
  6. Ejemplos de motricidad

También te puede interesar:

Subir