Sarna

La sarna es una enfermedad de la piel causada por el ácaro Sarcoptes scabiei. Esta condición puede causar una serie de síntomas incómodos y molestos, como picazón intensa, erupciones cutáneas, pequeñas ampollas y costras. Exploraremos en detalle los síntomas y causas de la sarna, así como las opciones de tratamiento disponibles.

Síntomas de la sarna

Los síntomas de la sarna pueden variar de una persona a otra, pero los más comunes incluyen:

  • Picazón intensa: La picazón es el síntoma más característico de la sarna. Puede ser especialmente intensa durante la noche y empeorar después de ducharse o sudar.
  • Erupciones cutáneas: Las erupciones cutáneas en la sarna suelen ser pequeñas, rojas y con aspecto de líneas o surcos. Estas erupciones pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero son más comunes en áreas como los pliegues de la piel, los genitales, las axilas y los dedos.
  • Ampollas y costras: En algunos casos, la sarna puede causar la formación de pequeñas ampollas y costras en la piel afectada.

Estos síntomas pueden ser muy incómodos y afectar la calidad de vida de las personas que padecen sarna. La picazón intensa puede interferir con el sueño y causar irritabilidad y malestar general.

Causas de la sarna

La sarna es causada por el ácaro Sarcoptes scabiei, que se encuentra en la capa externa de la piel. Este ácaro se transmite principalmente a través del contacto directo con una persona infectada, pero también puede propagarse a través de objetos contaminados, como ropa de cama, toallas o prendas de vestir.

Una vez que el ácaro infecta la piel, comienza a excavar túneles en la capa superior de la piel, donde pone sus huevos. Estos huevos eclosionan y las larvas continúan el ciclo de vida del ácaro, causando síntomas y propagando la enfermedad.

Lee TambiénAbducciónAbducción

Factores de riesgo

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de contraer sarna, incluyendo:

  • Sistemas inmunológicos debilitados: Las personas con sistemas inmunológicos debilitados, como aquellos con VIH/SIDA o que están recibiendo tratamientos de quimioterapia, tienen un mayor riesgo de contraer sarna. Esto se debe a que su sistema inmunológico no puede combatir eficazmente la infección.
  • Niños: Los niños, especialmente aquellos que asisten a guarderías o escuelas, tienen un mayor riesgo de contraer sarna debido al contacto cercano con otros niños infectados. La sarna se propaga fácilmente en entornos donde hay muchos niños juntos.
  • Ancianos: Los ancianos también tienen un mayor riesgo de contraer sarna debido a la disminución de la función inmunológica y la mayor probabilidad de vivir en entornos de cuidado a largo plazo, donde la sarna puede propagarse rápidamente.

Es importante tener en cuenta estos factores de riesgo y tomar precauciones adicionales si se encuentra en una de estas categorías de mayor riesgo.

Tratamiento de la sarna

El tratamiento de la sarna generalmente incluye medicamentos tópicos y orales para eliminar los ácaros y aliviar los síntomas. Algunas opciones de tratamiento comunes incluyen:

  • Permetrina tópica: Este medicamento se aplica directamente sobre la piel y se deja actuar durante un período de tiempo específico antes de enjuagarlo. La permetrina es efectiva para matar los ácaros de la sarna y se considera uno de los tratamientos más efectivos.
  • Ivermectina oral: Este medicamento se toma por vía oral y ayuda a eliminar los ácaros de la sarna desde dentro del cuerpo. Es especialmente útil en casos más graves de sarna o cuando la sarna se ha propagado a áreas más extensas del cuerpo.
  • Medicamentos para aliviar la picazón: Para aliviar la picazón intensa asociada con la sarna, se pueden recetar medicamentos tópicos o antihistamínicos orales. Estos medicamentos ayudan a reducir la picazón y el malestar, lo que permite una mejor calidad de vida durante el tratamiento.

Es importante seguir las instrucciones del médico y completar todo el curso de tratamiento para asegurarse de eliminar por completo los ácaros de la sarna y prevenir la recurrencia de la enfermedad.

Prevención y precauciones

Para prevenir la propagación de la sarna, es importante tomar algunas precauciones, como:

Lee TambiénAbscesoAbsceso
  • Lavado regular de manos: Lavarse las manos con agua y jabón regularmente puede ayudar a prevenir la propagación de la sarna. Esto es especialmente importante después de entrar en contacto con una persona infectada o después de tocar objetos potencialmente contaminados.
  • Evitar el contacto cercano con personas infectadas: Evitar el contacto directo con personas infectadas con sarna puede reducir el riesgo de contraer la enfermedad. Esto incluye evitar abrazos, apretones de manos u otros tipos de contacto físico cercano.
  • Lavado y secado adecuados de la ropa y la ropa de cama: Lavar y secar la ropa y la ropa de cama en agua caliente puede ayudar a matar los ácaros de la sarna. Es importante asegurarse de que la temperatura del agua sea lo suficientemente alta como para matar los ácaros y lavar la ropa de cama con frecuencia para evitar la reinfestación.

Estas precauciones pueden ayudar a prevenir la propagación de la sarna y proteger a usted y a las personas que lo rodean.

Conclusión

La sarna es una enfermedad de la piel causada por el ácaro Sarcoptes scabiei. Los síntomas más comunes incluyen picazón intensa, erupciones cutáneas, pequeñas ampollas y costras. La sarna se transmite principalmente a través del contacto directo con una persona infectada, pero también puede propagarse a través de objetos contaminados. El tratamiento incluye medicamentos tópicos y orales para eliminar los ácaros y aliviar los síntomas. Es importante buscar atención médica si se sospecha de sarna para evitar la propagación de la enfermedad.

Índice
  1. Síntomas de la sarna
  2. Causas de la sarna
    1. Factores de riesgo
  3. Tratamiento de la sarna
    1. Prevención y precauciones
  4. Conclusión

También te puede interesar:

Subir